Nosotros

¿QUÉ ES LA UNODC?

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) se dedica a fomentar la salud, la justicia y la seguridad a través de su papel de líder mundial en la respuesta contra las drogas ilícitas, el crimen organizado internacional y el terrorismo, que se han convertido en las principales amenazas para las personas, comunidades y países. Para las Naciones Unidas se trata de cuestiones totalmente prioritarias que requieren iniciativas coordinadas a nivel nacional, regional e internacional para afrontarlas. La UNODC, a través de sus numerosos años de experiencia y su credibilidad técnica y política, se esfuerza para garantizar que se diseñan y ponen en marcha dichas iniciativas de forma proactiva, centrada y eficaz.

Asimismo, como copatrocinadora de ONUSIDA, la UNODC también se encarga de la prevención, el tratamiento, la atención y el apoyo a las personas que consumen drogas y a aquellas que viven y trabajan en prisiones.

De hecho, colabora con los asociados nacionales e internacionales, entre los que se incluyen la sociedad civil y otros copatrocinadores de ONUSIDA, para ayudar a los países a desarrollar y poner en marcha las intervenciones diseñadas para garantizar que estos grupos de población vulnerable—a menudo, de lo más heterogéneos—, puedan acceder a unos servicios del VIH óptimos. Además, se esfuerza para asegurar que las personas que consumen drogas, los jóvenes, las mujeres y las personas que viven con el VIH se tengan en cuenta de forma significativa a la hora de diseñar y poner en marcha los programas.

¿QUÉ HACE LA UNODC A FAVOR DE LA RESPUESTA AL SIDA?

Con el objetivo de aumentar el acceso a servicios de VIH amplios, basados en información, centrados en derechos para las personas que unan drogas y las personas privadas de libertad, UNODC proporciona una gama amplia de asistencia técnica que incluye:

Abogacía dirigida a reducir el estigma y la discriminación y a promover las respuestas que son sensibles a las particularidades de género y de edada, enfoque de VIH al consumo de drogas, la justicia penal y el tratamiento de los reclusos. Apoyo a los países a desarrollar, revisar, reformar e implementar legislaciones efectivas, políticas y prácticas que faciliten en gran escala, intervenciones en VIH multisectoriales y fundamentadas en pruebas para las personas que usan drogas y personas en las prisiones.

Desarrollo y difusión de instrumentos y directrices normativas y documentación de buenas prácticas. Prestación de asistencia técnica para desarrollar e implementar estrategias y programas que garanticen el acceso equitativo a los servicios de VIH, incluidas las mujeres que usan drogas y las mujeres en las cárceles y sus hijos atendiendo sus necesidades especiales

Reforzar la gestión estratégica de la información sobre el VIH y el consumo de drogas inyectables y sobre las personas en las prisiones con la participación de organizaciones de la sociedad civil y redes de expertos, y mejorar la capacidad técnica de los países en el monitoreo y evaluación del VIH.

Mejorar las alianzas, en particular entre la policía y organizaciones de la sociedad civil, en el contexto del consumo de drogas y el VIH, y el apoyo las redes regionales de cárceles y redes por ejemplo, la Red Africana de Asociaciones de VIH en prisiones, y el Centro de Monitoreo de VIH y el Observatorio para el VIH y cárceles en América Latina y el Caribe

En preparación para la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre las drogas y la Reunión de Alto Nivel sobre el VIH / SIDA en 2016, la UNODC está organizando siete diálogos regionales sobre políticas de drogas y su impacto sobre el VIH para equipar países para contribuir a los debates en curso en los planos nacional, regional y niveles internacionales.

La UNODC también promueve la participación significativa con las organizaciones de la sociedad civil (OSC), incluidas las redes de personas que consumen drogas. En 2013 la UNODC fortaleció su asociación con las OSC mediante el establecimiento del Grupo OSC UNODC Grupo sobre Uso de Drogas y el VIH.