VIH y Carceles

UNODC, junto con el PNUD, la OIT, la OMS y el ONUSIDA, recomiendan la prestación de algunos de los servicios que se debe ofrecer como un paquete integral para abordar el VIH en las cárceles y otros entornos cerrados ajustados de acuerdo con la situación específica de un país en particular:

  • educación en VIH, información y comunicación (especialmente como una intervención basada en pares);
  • programas de distribución de condones (en cárceles de los hombres y de las mujeres);
  • prevención de la violencia sexual (incluyendo el establecimiento de salas de visitas íntimas);
  • tratamiento de la dependencia de drogas, incluyendo la terapia de sustitución de opiáceos (OST);
  • programas de agujas y jeringas (NSP);
  • profilaxis post-exposición tanto para las personas privadas de libertad como el personal penitenciario
  • asesoramiento y pruebas del VIH;
  • tratamiento, atención y apoyo en VIH;
  • prevención, diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis (TB) incluyendo programas conjuntos de VIH y TB, programas regulares de detección búsqueda activa de casos de TB;
  • prevención de la transmisión de madre a hijo del VIH (PTMI);

Las intervenciones deben estar en consonancia con las políticas nacionales (en base a las directrices de OMS y otras organizaciones internacionales) e integradas o al menos implementadas y monitoreadas en estrecha colaboración con los ministerios de salud.

Publicaciones Relacionadas